jueves, 20 de mayo de 2010

DEL PICO. SU USO Y/O ABUSO.

 De un tiempo a esta parte me encuentro sumido en un mar de dudas. Todo esto viene dado porque últimamente he estado viendo varias corridas de la feria de San Isidro por la televisión, y he de confesar que pongo un interés muy especial, casi rayano con la obsesión, en ver como se torea. O yo soy muy tonto, lo cual no descarto, o no lo veo, o lo que es peor, todos torean con el pico dela muleta.
Leo muchos blogs, entro en muchos foros especializados y sigo las crónicas de infinidad de críticos taurinos, y eso hace que mi confusión aumente, porque todos los blogeros ven el pico y los, digamos "oficiales", rara vez lo citan. Es difícil escuchar o leer una crónica en la que pongan a los toreros a los piés de los caballos, como no sean casos flagrantes como el de la novillada de los Saltillos de Madrid; y deduzco que lo más cómodo es arrimarse al sol que más calienta, porque tenemos la costumbre de comer todos los días y eso, si no se cobra, nos lleva a transigir.
Es cierto que por la televisión nos ofrecen unos planos que desvirtúan la posición que ocupan toro y torero, no dejando ver claramente el conjunto del cite, porque, sobre todo en alguna cadena, parece ser que es mucho más importante el plano cenital, el de a ras de suelo, la gente guapa que hay en el tendido y, sobre todas las cosas, lo que pasa en el palco VIP.
Así no nos enseñan a ver toros, a comprender lo auténtico. Así, las nuevas generaciones de aficionados beben de fuentes contaminadas, y asimilan que el toreo es esto, que lo normal es lo que nos cuentan, aumentando el número de personas a las que les gusta ver los toros, -porque aficionados ya van quedando pocos- igual que les gusta ir al circo o jugar al parchís. Pero no es lo mismo. Así, los "convenientemente educados" en la nueva liturgia gritarán al verdadero aficionado cuando reclame la pureza, cuando denuncie la desverguenza, cuando proteste el trapío o cuando recrimine la actuación del peonaje, que ese es otro tema para tratar en profundidad. Así saldrán las nuevas hornadas de novilleros de las escuelas taurinas, soñando en comprarse el Mercedes antes de ir en el autobús. Con todos los defectos al uso previamente aprendidos, con el ventajismo y el destajismo, creyendo -criaturitas- que esto es fácil, porque lo ven a las figuras y se les antoja tan natural y tan realizable que no se dan cuenta, o no se los hace ver quien debería de velar por ellos, de que todos nos vestiríamos de luces en lugar de acudir a nuestro trabajo, más o menos aburrido, y acudiríamos al campo, a los tentaderos, a las grandes ferias y lujosos hoteles. Total ¿que puede pasar: alguna cornada?. Ya vemos los adelantos en medicina que tenemos y la rápida recuperación de los toreros, sin que esto insinúe que no exista el riesgo. Otra cosa es antes del Dr. Fleming ó cuando los toreros, tras la cura en la enfermería pasaban a su domicilio para sanarse.
Puedo ver cuando se cita con la muleta retrasada, cuando el torero está mal colocado, cuando se retrasa la pierna de salida, pero, por más que lo intento, no distingo un pase bueno la mayoría de las veces, lo que me da que pensar en que no puede ser siempre tan malo, no se pueden hacer siempre tan mal las cosas, o es que no me entero. Que me lo explique alguien.
A mi modo de ver no considero una herejía que merezca la excomunión el citar con el pico de la muleta, siempre que el torero se ponga en el sitio que se ha de poner, que enganche por delante y remate detrás de la cadera, aunque el semicírculo que se describa sea mayor que si lo hiciera con la muleta planchada, por la sencilla razón de que el movimiento de la muñeca creo que es más natural de este modo. Otra cosa es que se coloque fuera de cacho, en la seguridad de la pala del pitón y necesite de un brazo el doble de largo del que tiene para hacer la maniobra, que, como no es el caso, hace que quede despegado a más no poder.
Tampoco se puede torear siempre igual. Hay que torear sobre las piernas al que lo requiere, sin que eso sea reprobable, macheteando, toreando por la cara, e incluso entrando a matar a las primeras de cambio cuando la situación y la evolución de la  faena así lo requiera. ¡Que el vulgo protestará!. Pues que proteste; "Lo que no pué ser no pué ser y ademas es imposible". Tampoco me gustan a mi las orejas tomboleras y me aguanto.
Así pues, a mi me gustaría que alguien me educara en este tema, porque creo que hoy se puede torear mejor que nunca y parece ser que se destorea como nunca antes pasó. Y también creo que a todos los toros no se les puede ni se les debe hacer la misma faena, ni tampoco el aficionado, el verdadero, no el light, tiene que valorar lo que se hace en función de la clase de toro que se tiene delante.
Todos somos muy toreros en la seguridad del asiento en el tendido y el sofá de casa. Pero los toros pesan mucho a nivel de la arena. Es verdad que con esto no trato de justificar a los que se visten de luces y cobran sus buenos duros por hacerlo, pero todos tendemos a la facilidad, a la seguridad y a evitar el riesgo.
De otro modo, ¿como es posible que en los tentaderos se toree con la muleta tan planchada.....?. ¿Por qué no se le hace eso al de los rizos....?. Y es que no es lo mismo, por citar un ejemplo, tratar con tu bebé de pocos meses que con tu hijo/a adolescente, aunque no deja de ser tu mismo hijo, pero más crecidito y con distintos problemas.
Si alguien lee mi blog le ruego tenga compasión de mis cuitas y me reconduzca al buen camino.
Quiero saber si no sé ver toros o, como dije al principio, todos le dan al pico y hacen la pala.
Os lo pido por favor.

6 comentarios:

enelredondel dijo...

Ay, Miguel. Ya me gustaría a mi poderte explicar algo. Pero no puedo, porque parece que me hayas leido el pensamiento.

Yo también hago como tu. Cuando veo los toros en la televisión, donde dicen que se ven mejor, algo que en parte discrepo y ahora explicaré porque, intento hacer lo que tu haces. Me fijo en la muleta, en las piernas, en la colocación. A veces es difícil, porque como tu bien dices, las tomas prefieren fijarse en las chicas guapas que poblan el tendido (¿por que no sacan también a los hombres guapos? Joer, que a mi también me gusta alegrarme la vista de vez en cuando...)

Cuando asisto a la Plaza, y ahora viene mi explicación de porque discrepo en parte, siento el ambiente, pero mas lejos. La Plaza es muy grande y sobre todo cuando mi asiento está en el tendido alto. A veces es mas difícil apreciar esos detalles.

Pero ¿sabes que? he llegado a la conclusión después de un tiempo intentado fijarme solo en los defectos que no vale la pena. Que voy a seguir dejándome llevar por mis emociones. Que aplaudiré aquello que me llegue al alma. Porque La tauromaquia es un Arte y no una ciencia exacta. Porque lo que a mi me emocione no tiene porque emocionarte a ti o al otro.

Y si, lees muchos blogs, foros o portales. Y te diré que yo ya no leo tantos. Me aburren. Leo verdaderos disparates, tanto en un unos sitios como en otros. Pienso que en término medio está la virtud. Ni los toreros son tan malos como pintan unos ni tan buenos como pintan otros.

Lo que importa es lo que esa faena te ha hecho vibrar a ti. Esa es la Magia que envuelve este mundo. Y yo, que siempre he sido una soñadora, me niego a que mi sueño se apague, me niego a seguir soñando pesadillas, me niego a soñar una realidad que algunos se han inventado. Me quedo con mis sensaciones y creo que asi es como se puede alcanzar la felicidad. Ser feliz con aquello que te hace estar y sentir bien.

Ufff, perdona el rollo que te he metido.

Si, yo te leo y seguro que alguien mas que yo lo hace. Debes seguir escribiendo porque en este panorama taurino lo que hace falta es gente que exprese lo que siente, que exprese su opinión libremente. Y de momento en este país hay libertad de expresión para que cada uno, con absoluto respeto, diga lo que piense.

Un saludo, Miguel

Iván dijo...

Miguelito, yo si sigo tu blog y he de decirte que esta entrada es FENOMENAL.
No es malo el uso del pico, lo malo es el abuso o la costumbre.
Tú mismo lo has dicho ¿porqué en los tentaderos todos se la dan planchadita y en la plaza muchos ni lo intentan?
Ahí tienes la prueba.
Es IMPOSIBLE estar siempre colocado, al igual que lo es torear SIEMPRE con la muleta planchada, pero al menos, que lo intenten digo yo.
Sobre lo que comentas de tu obsesión o si eres tonto, debo decirte que ni uno ni lo otro jaja.Vamos que tienes las ideas muy claritas.
Tengo cientos de fotos de un amigo que es muy puñetero del 8, que echa las fotos de arriba y se ve perfectamente la posición y las ¨triquiñuelas¨jeje.Si quieres te las mando donde tú me digas.Hay de todos y no una ni dos, si no faenas enteras.
Un saludo!

Iván dijo...

Se me olvidó decirte algo Miguel.
Yo antes hace muchos años me dejaba llevar también y casi todo me parecia perfecto hasta que tuve la suerte de aprender de muy buenos aficionados e intenté aprender todo lo que veía y cambió mucho mi visión.
Al principio me parecía que me perdia las faenas por fijarme en algo para mi entonces matemático.
Ahora lo hago y no me doy ni cuenta y me encanta.Es como cuando empiezas a conducir que piensas como se hace todo, se ponen las marchas, miras por todos lados y luego lo haces sin darte cuenta, pues eso lo mismo.
Ahora no disfruto ni la mitad, pero cuando lo hago vale por 1o.No disfruto con la mayoría de los toreros, con los toros siempre saco algo y eso me gusta aún más, porque si hay algo que me vuelve loco de este mundo es que SIEMPRE se aprende algo y NUNCA sabes nada.
Saludos!

MiguelitoNews dijo...

Gracias a los dos. La verdad es que puedo estar saturado de sesudas crónicas y tal vez los árboles no me dejen ver el bosque, cuando nunca me había pasado esto. Sigo pensando que la faena perfecta no existe. Ya lo decía Corrochano: "¿Que es torear?.Yo no lo se. Creía que lo sabía Joselito y lo mató un toro".
Intentaré disfrutar como un profano a medias.
Un saludo.

enelredondel dijo...

No, Miguel, debes disfrutar a tope, no a medias, lo que ocurre es que no podrás disfrutar siempre.

Y no, la faena perfecta no existe, salvo que cojas retazos de varios días y montes un puzzle, jaja

Saludos y sigue escribiendo, ¿eh?

Iván dijo...

Miguel, si quieres clases teóricas del uso y abuso del pico, te miras la novillada de esta tarde.
Un saludo.