lunes, 24 de mayo de 2010

LOS APODOS TAURINOS TERMINADOS EN "ET".

Entre mis libros taurinos guardo con especial cariño, un pequeño ejemplar de tan sólo cuatro hojas, que debí de comprar hace muchos años Dios sabe donde, pero que, por lo curioso, quisiera compartir con el que me lea.
El título es el que figura al principio, y fué escrito por D. Francesc Almela i Vives (Vinarós 1903 - Valencia 1967), a la sazón, entre otros nombramientos, archivero y cronista oficial de la ciudad de Valencia.
Pasando un poco de soslayo por los que se refieren a Mallorca y Cataluña, por su brevedad, me centraré exclusivamente en los valencianos.
Se abre el toril.
"Prescindiendo, pues, de los toreros mallorquines y catalanes, hay que fijarse ahora en el torero valenciano de más jerarquía oficial entre los que han lucio el apodo con la terminación "et". Se trata, naturalmente, de Joaquín Sanz Almenar, "Punteret". Nació en Játiva el año 1853. Siguió la carrera taurina pasando sin prisa por todos los grados. Como otros toreros valencianos que habían de sucederle, tuvo excelente cartel en Sevilla, donde tomó la alternativa. También era muy estimado en Madrid, donde se apreciaban a mayor abundancia sus prendas personales de hombre rumboso y satisfecho de su profesión. El año 1888 fue muerto en Montevideo por un toro marrajo al que intentó banderillear sentado en una silla y con las piernas cruzadas. El diminutivo del alias procedía, como en la mayoría, de la breve estatura de quien lo llevaba. Pero, ¿qué significaba el remoquete en su forma positiva?. No se llamaba entonces, como ahora, "puntero" al diestro que ocupa uno de los primeros lugares de su escalafón, ni probablemente lo fue nunca Joaquín Sanz. Pero, en cambio, hay una circunstancia que no recogen las biografías más conocidas del diestro y que tal vez pueda relacionarse con aquel significado: "Punteret" fue puntillero en el Matadero de Valencia.

Una curiosa particularidad de este apodo es que lo llevó después un matador de toros no valenciano, o sea Juan Cecilio Villanueva, que nació en Madrid el año 1888, ¡precisamente el de la muerte del primer "Punteret"!. ¿Sería esta coincidencia la determinante del alias?. Le convenía, también, por su talla física, que era corta. En cuanto a la taurina, alcanzó un buen nivel en la época novilleril, fundamentada en un toreo alegre; pero, a partir de la alternativa, tomada en 1911, fue descendiendo hasta llegar, en 1922 a la opaca desaparición del diestro como tal.
No tiene nada de particular que se llamara "Punteret Chico" un tal José Ripoll Pérez, pues nació, el año 1874 en Játiva. Dejando la fabricación de gaseosas, empuñó los enseres taurinos y actuó como novillero en diversas plazas españolas, entre ellas la de Valencia, cuya arena pisó a finales del siglo XIX.
En cambio, vuelve a resultar curioso que se apodara también "Punteret" un Federico Ponsols, sevillano de nacimiento, aunque por su apellido no lo parezca. Alrededor de 1912 andaba por los cosos de Andalucía clavando garapullos y a veces actuando como sobresaliente de espada.”
Continuará……………

2 comentarios:

Iván dijo...

Curioso e interesante.
Te seguiremos la pista jeje.
Saludos!

enelredondel dijo...

Me encantan las historias de los toreros antiguos.
Gracias