viernes, 29 de julio de 2011

LOS TOROS A CULTURA.


A ver si ahora que nos vamos a volver más cultos, tenemos un poquito más de "cultura general".
El anuncio es auténtico, pero desconozco donde ocurrió.
¡Vaya tela....!
Besitos.

lunes, 25 de julio de 2011

SE CUMPLIÓ EL GUIÓN........


El III advenimiento de José Tomás se saldó ayer con arreglo al guión establecido casi desde el mismo día en que se ajustó la fecha. Y no es una cosa que me sorprenda,- por lo esperada-, a juzgar por lo que he  leído en todos los sitios que he podido, y merced al visionado del ínfimo minutaje ofrecido por obra y gracia, o debería decir "por órden" de J.T y Boix.

Ni que decir tiene que las cosas no podían salir de otra manera a como se desarrollaron. A saber: gente del clavel, cantantes "convertidos" a la fé del torero, estómagos agradecidos, medio Méjico en Valencia, y hasta pañuelitos gratis del Sr. Cano, -otro "artista" en connivencia con el más "artista" de todos, Simón Casas- , al que le ha entrado, desde que llegó a nuestra plaza,  la vena artística para componer los carteles, las pancartas, los programas y, si me apuran, hasta el papel higiénico que se dispensa en los aseos del coso; todo ello impreso con el arte de José María Cano. Como si en Valencia no hubiera verdaderos artistas para esos menesteres.

¡Si Ruano Llopis o Juan Reus, entre otros, levantaran la cabeza..............!

Se me podrá acusar de opinar por boca de ganso, pero es lo que hay. No soy tan rico como para comprar una entrada en la reventa, ni tan iluso para conseguirla en taquilla. Ni falta que me hace. De todos modos no pensaba ir. Y claro, se dirá que, con esa premisa, no puedo hablar bién de lo que pasó. En parte puede que tengan razón los que así piensen y me acusen de insensato.

De lo que ví poco me gustó. Reconozco que era solamente una muestra y hay que juzgar por el conjunto de las faenas, pero noté muchos enganchones y mantazos. Le ví, sin contar con el valor innegable, un poco fuera de sitio; algo, por otra parte bastante normal. Hierático como de costumbre y fiel a su forma de entender el toreo. No entendí, ni entenderé nunca, cómo no fué capaz de dar el toque que la ocasión requería cuando el toro se le vino en el comienzo de faena. Hasta el que asó la manteca sabe que le faltó tocarlo, y así, el toro hubiera cambiado el viaje ahorrándole el tantarantán que se llevó y el riesgo de un fatal desenlace por la caida sufrida. No sería el primero tras ese golpe sobre el cuello.

Para mi eso es torear y mandar; no dejar que el toro te arrolle a ti, ni que tú atropelles a la razón. A no ser que quieras añadir una guinda más al pastel que cocinas. Caro precio. Luego he notado que el toro iba un poco a su aire, rehuyendo la pelea, saliendo con la cara por arriba del estaquillador, como aburrido, y acabando la faena en terrenos de toriles. La estocada me pareció un poco desprendida. Me gustó más la media a su primer toro, aunque un poco tendida, que ésta última.

Y aquí parece ser que se armó la marimorena porque fué la única salida de tono ante lo previsto. El presidente, Sr. Moreno, no juzgó conveniente conceder la segunda oreja que, como era de esperar, merecía Tomasín, y claro, la gente se volvió en su contra porque se les habían caído todos los palos del sombrajo, y la tarde no terminaba "redonda". Quiero pensar que también el presidente estaría "superpresionado", como diría un niño/a pijo/a, y sopesó la decisión que finalmente tomó. Algunos le acusan de querer convertirse en el principal protagonista, cuando ese puesto estaba reservado al de los 300.000 euritos. Yo me pongo de su parte - la del presidente digo- aunque solamente sea por llevar la contraria, porque no veo que tan "protagonista" quiere ser uno cuando le mentan a la madre.

Otra cosa sin perdón, al hilo de lo anterior, es lo del Zabala. Que se cree por encima del bién y del mal desde la tribuna heredada por ser vos quien sois, y que no duda en proclamar, en un nuevo gesto de chulería, soberbia, egocentrismo y mala leche, lo siguiente:

José Tomás rompió todo en el quinto. Un tío. Frente a un tío. "Dulcero". 556. La pureza encarnada en un quite por chicuelinas con el compás abierto. Brutal la media belmontina. El toro entero. Poderoso. Un voleteron cuando se le vino a los medios por estatuaríos cruzado. JT grogui. Agua en el cuello. Y Volvió volvió al tercio. Otra vez a los medios. El torazo ya rajado. Pero íntegro. Intrégro José Tomás. Con la derecha. Y cómo de los pasó por la izquierda. Por la bragueta. En todas dándole su distancia. Y en el platillo con el chaleco abierto, la muleta retrasada, los muslos puestos, descarado. Las manoletinas finales de medio compás abierto, la estocada arriba y un presidente inutil que niega las orejas. Las dos. Con las que ha dado en estos días. Un mamón. Saldívar se llevó el lote con el 6. Volvió a estar tremendo. Muy puro. De rodillas el inicio. Oreja. Puerta grande. Justa. Pero de justicia era la de JT. Salvo por un cabrón. Juan Moreno.

¡Ahí queda esa perla!. ¡Pa´chulo yo....!

Entretanto, parece ser que los otros dos actuantes, -a uno ya se le suponía- iban de meras comparsas para rellenar y dar el realce necesario al acto. Pero mira por donde que el mejicano Saldívar casi -sin casi diría yo- vá y le quita protagonismo al uncido por los dioses de la tauromaquia, sencillamente porque le pone las peras al cuarto y sale por la Puerta Grande.

¡Horror!. ¿Qué has hecho, insensato....!. Te has atrevido a ensombrecer el día D simplemente porque parece ser que has estado mejor que tu compañero de cartel y además, no te han "robado" la oreja, lo que te legitima para salir a hombros hacia la calle de Játiva, mientras que todavía hoy hay alguien que, en un ejercicio lleno de "profesionalidad", tiene el cuajo de poner, negro sobre blanco, lo siguiente:
y quedarse tan pancho, el tío. ¡Óle los tíos machos....!.

¿En un acto de generosidad, dice....?. ¿Gran gesto....?. ¡Faltaría más.......!

En fín, que lo único bueno es que, por unas cosas u otras, el retorno del Jedi ha servido para que se haya llenado una plaza y se espere con ansiedad las siguientes comparecencias.

Otra cosa será ver el saldo de caja de la empresa.

Besitos.


SE CUMPLIÓ EL GUIÓN.

El III advenimiento de José Tomás se saldó ayer con arreglo al guión establecido casi desde el mismo día que se ajustó la fecha. Y no es una cosa que me sorprenda,- por lo esperada-, a juzgar por lo que he  leído en todos los sitios que he podido, y merced al visionado del ínfimo minutaje ofrecido por obra y gracia, o debería decir "por órden" de J.T y Boix.

Ni que decir tiene que las cosas no podían salir de otra manera a como se desarrollaron. A saber: gente del clavel, cantantes "convertidos" a la fé del torero, estómagos agradecidos, medio Méjico en Valencia, y hasta pañuelitos gratis del Sr. Cano, -otro "artista" en connivencia con el más "artista" de todos, Simón Casas- , al que le ha entrado, desde que llegó a nuestra plaza,  la vena artística para componer los carteles, las pancartas, los programas y, si me apuran, hasta el papel higiénico que se dispensa en los aseos del coso; todo ello impreso con el arte de José María Cano. Como si en Valencia no hubiera verdaderos artistas para esos menesteres.

¡Si Ruano Llopis o Juan Reus, entre otros, levantaran la cabeza..............!

Se me podrá acusar de opinar por boca de ganso, pero es lo que hay. No soy tan rico como para comprar una entrada en la reventa, ni tan iluso para conseguirla en taquilla. Ni falta que me hace. De todos modos no pensaba ir. Y claro, se dirá que, con esa premisa, no puedo hablar bién de lo que pasó. En parte puede que tengan razón los que así piensen y me acusen de insensato.

De lo que ví poco me gustó. Reconozco que era solamente una muestra y hay qye juzgar por el conjunto de las faenas, pero noté muchos enganchones y mantazos. Lo ví, sin contar con el valor innegable, un poco fuera de sitio; algo, por otra parte bastante normal. Hierático como de costumbre y fiel a su forma de entender el toreo. No entendí, ni entenderé nunca, cómo no fué capaz de dar el toque que la ocasión requería cuando el toro se le vino en el comienzo de faena. Hasta el que asó la manteca sabe que le faltó eso, y así, el toro hubiera cambiado el viaje ahorrándole el meneo que se llevó y el riesgo de un fatal desenlace por la caida sufrida. No sería el primero tras ese golpe sobre el cuello.

Para mi eso es torear y mandar; no dejar que el toro te arrolle a ti, ni que tú atropelles a la razón. A no ser que quieras añadir una guinda más al pastel que cocinas. Caro precio. Luego he notado que el toro iba un poco a su aire, rehuyendo la pelea, saliendo con la cara por arriba del estaquillador, como aburrido, y acabando la faena en terrenos de toriles. La estocada me pareció un poco desprendida. Me gustó más la media a su primer toro, aunque un poco tendida, que ésta última.

Y aquí parece ser que se armó la marimorena porque fué la única salida de tono ante lo previsto. El presidente, Sr. Moreno, no juzgó conveniente conceder la segunda oreja que, como era de esperar, merecía Tomasín, y claro, la gente se volvió en su contra porque se les habían caído todos los palos del sombrajo, y la tarde no terminaba "redonda". Quiero pensar que también el presidente estaría "suprepresionado", como diría un niño/a pijo/a, y sopesó la decisión que finalmente tomó. Algunos le acusan de querer convertirse en el principal protagonista, cuando ese puesto estaba reservado al de los 300.000 euritos. Yo me pongo de su parte - la del presidente digo- aunque solamente sea por llevar la contraria, porque no veo que tan "protagonista" quiere ser uno cuando le mentan a la madre.

Otra cosa sin perdón, al hilo de lo anterior, es lo del Zabala. Que se cree por encima del bién y del mal desde la tribuna heredada por ser vos quien sois, y que no duda en proclamar, en un nuevo gesto de chulería, soberbia, egocentrismo y mala leche, lo siguiente:
 José Tomás rompió todo en el quinto. Un tío. Frente a un tío. "Dulcero". 556. La pureza encarnada en un quite por chicuelinas con el compás abierto. Brutal la media belmontina. El toro entero. Poderoso. Un voleteron cuando se le vino a los medios por estatuaríos cruzado. JT grogui. Agua en el cuello. Y Volvió volvió al tercio. Otra vez a los medios. El torazo ya rajado. Pero íntegro. Intrégro José Tomás. Con la derecha. Y cómo de los pasó por la izquierda. Por la bragueta. En todas dándole su distancia. Y en el platillo con el chaleco abierto, la muleta retrasada, los muslos puestos, descarado. Las manoletinas finales de medio compás abierto, la estocada arriba y un presidente inutil que niega las orejas. Las dos. Con las que ha dado en estos días. Un mamón. Saldívar se llevó el lote con el 6. Volvió a estar tremendo. Muy puro. De rodillas el inicio. Oreja. Puerta grande. Justa. Pero de justicia era la de JT. Salvo por un cabrón. Juan Moreno.

miércoles, 20 de julio de 2011

¡NO ESTOY SOLO......!



Estaba empezando a pensar que era un bicho raro por mi anterior entrada, porque, ante el baboseo que abunda por Valencia, yo solamente me resbalo y no se me ha alterado el pulso ni se me han abierto las carnes.
Parece ser que Ignacio Ruiz, en su blog de Salmonetes Ya No Nos Quedan, piensa parecido a mi:
/antonete-podria-abrirle-el-cartel-jose.html
así que, a verlas venir.
El sábado es el gran día. Supongo que veremos (verán) sardinas, y no precisamente asadas.
Besitos.

lunes, 18 de julio de 2011

....¿Y EL SÁBADO QUÉ.......?



Se me abren las carnes solo de pensar lo atareados que deben de estar algunos buscando sustituto para el advenimiento de J.T., porque el pobre Juan Mora está en la cama malito y con mucho dolor. ¡Hasta los güevos vaya" y perdón por la expresión.

¿Y ahora que hacemos...? se preguntarán J.T., el Sr. Boix, el "artista de las productions" y hasta Pepe (nombre ficticio) , el de la reventa, el que se pone cerca del pasaje Dr. Serra. ¡Terror y pavor!. Todo el mundo a los refugios.

Y saben que, pues que me alegro de que se les complique la vida a esos papanatas, porque es de todos conocido que soy antitomate, y esto me ha llenado de gozo, aunque también soy consciente de que siempre hay un roto para un descosido y los teléfonos estarán que echarán humo.

Se les han caido los palos del sombrajo en un pis pas a los elegidos para la gloria, y las ilusiones ruedan por los suelos ante el desastre que se avecina, porque Juanito no se vá a poner bién para el sábado, y la verdad es que, con los del G-10 no se puede contar para estas cuestiones urgentes, sabido es que ellos están por encima del bién y del mal, y ¡faltaría más! no abren ni una lata de sardinas, cuanto menos un cartel con el "divino" de prota principal.

Por supuesto que no voy a verlo - eso rompería todos mis esquemas y mi vergüenza torera- pero espero impaciente, y con el colmillo destilando veneno, el resultado. Supongo que no variará mucho de lo "colosal", "gran faena", "resurrección", "histeria colectiva", tómbola orejil y vaselina gastada en los medios, pero me regodeo a priori. Soy así de malo.

Hasta me alegro de que la empresa palme, porque no se puede pagar lo que no se tiene, aunque se llame José Tomás. Lo malo es que lo paga el que compra la entrada más cara que el año anterior. Pero, sarna con gusto no pica, dicen.

Preparen el clavel, el whisky de marca y los "canapeses" variados para la merienda, y, el que no tenga, que se provea de gafas de sol, porque vá a ser salir el "iluminado" y riéte tú de los eclipses de sol.

Mi mamá me dice que no sea tan malo, pero no le hago caso. Y a veces escribo en mi blog.

Besitos.

lunes, 13 de junio de 2011

UNA REFLEXIÓN.


Esto vá a ser cortito. No quiero parecer pesado.

Estoy viendo la repetción de la corrida de Nimes con Curro Díaz, Castella, y Talavante, y, aunque he de reconocer que es la primera vez que veo un espectáculo taurino desde Francia, no por eso deja de asombrarme lo visto.

La pregunta es muy simple
¿Por qué veo más interés en los matadores para poner al toro en suerte durante el tercio de varas?.

¿Por qué los mismos picadores se esmeran en hacer la suerte lo más pura posible?. Citan de frente, pican delantero, lo hacen "bonito" y bien, en definitiva.

¿Será porque en francés suena peor que se acuerden te tu padre y de tu madre que si lo hacen en español?.

¿Tan difícil es hacer lo mismo en las plazas española?. ¿O intentarlo al menos?.

Que alguien me lo explique, por favor.

Como si yo fuera un niño de seis años.

Besitos.

viernes, 3 de junio de 2011

Por qué.....? (Este post se perdió el día que falló Blogger)



Recuerdo que, cuando mis hijas eran pequeñas, a todas horas tenían esa mágica frase en sus boquitas; bien fuera como interrogación, así como también la usaban como reproche ante alguna negativa.
Conforme voy viendo toros últimamente, me voy planteando yo la misma pregunta para tratar de responderme a mi mismo o, en su defecto, ya que no encuentro explicación, para que algún sesudo especialista en esto de los toros, -y ya decía Joselito que de toros no entienden ni las vacas, según creo recordar- me lo explique como a un niño de cuatro años.
Las inquietudes que me quitan el sueño son,  por órden más o menos cronológico, las siguientes:
  • ¿Por qué de salida se les hace rematar a los toros de mala manera en el burladero?. Y no me sirve como respuesta que es para ver si humilla. Más bién para ver si se descuerna. Para muestra el topetazo del día de ayer en la corrida de Valdefresno, que el pobre toro tuvo para ir a la UVI.
Capítulo II, artículo 71 del Reglamento): 3. Queda prohibido recortar a la res, empaparla en el capote provocando el choque contra la barrera o hacerla derrotar en los burladeros. El lidiador que infrinja esta prohibición será advertido por el Presidente y, en su caso, podrá ser sancionado como autor de una infracción leve en los términos previstos en el capítulo III de la Ley 10/1991, de 4 de abril, y en el presente Reglamento, en particular si, a resultas de la acción irregular del lidiador, la res sufriera una merma sensible en sus facultades. Mi no saber.......

  •  ¿Por qué el picador masacra a los toros tapándoles la salida, aupándose sobre los estribos, barrenando sobre el lomo, más bién en la parte trasera del animal, picando en la paletilla, etc ?. Admitiré como animal de compañía que es de todos conocidos que, salvo honrosas excepciones, no saben su oficio, o los matadores no les dejan. Y eso que van subidos en un Pánzer.
(Artículo 72) 4: Cuando la res acuda al caballo, el picador efectuará la suerte por la derecha, quedando prohibido barrenar, tapar la salida de la res, girar alrededor de la misma, insistir o mantener el castigo incorrectamente aplicado. Si el astado deshace la reunión, queda prohibido terminantemente consumar otro puyazo inmediatamente. Los lidiadores deberán de modo inmediato sacar la res al terreno para, en su caso, situarla nuevamente en suerte, mientras el picador deberá echar atrás el caballo antes de volver a situarse. De igual modo actuarán los lidiadores cuando la ejecución de la suerte sea incorrecta o se prolongue en exceso. Los picadores podrán defenderse en todo momento.

  • Abundando sobre el tema anterior, ¿Por qué, en lugar de tirar de la rienda del caballo hacia la izquierda del animal, para así facilitar la salida por los pechos y la posibilidad de huida, lo que hacen es justamente lo contrario, girar el caballo teniendo como eje el toro, haciendo la llamada carioca y, de paso, echando todo el peso del acorazado jamelgo sobre el toro?. Porque en Madrid hay pencos que cualquier día se van a dar un barrigazo de tanto dejarse caer como damiselas desvanecidas.
  • Por qué, mientras se perpetra el crimen anterior, el señor alguacilillo contemporiza, incluso sin mirar hacia otro lado, en lugar de poner órden?. Golpear con la fusta sobre las tablas no asusta ya ni a un niño de pecho. Multa al cantop y aotra cosa, mariposa. Además de dar orejas, abrazos y besos a los espadas, es su deber reconvenirles sobre los excesos e irregularidades en la lidia, pero claro, si tampoco el Delegado Gubernativo cumple bien su función , poco se les puede pedir más que luzcan su bonito plumero. Menos mal que hace poco en Sevilla se hizo un quite con el sombrero que evitó una segura cogida a Rafaelillo.
Sigamos con mis cuitas, que no son pocas.


  • ¿Por qué, a la salida del caballo, cuando el toro a menudo pierde las manos, la gente se encrespa, protesta y exige la devolución de la res?. No se dan cuenta de que sale casi ciego, dolido, en los vuelos del capote, y humillado generalmente . ¿Que pasaría si nos dieran con un palo en los dientes y luego nos pidieran una sonrisa. ¿No es mejor esperar un poco a que el animal se reponga del duro castigo sufrido?. Luego se podrá, si asi se estima conveniente, echarlo al corral. Paciencia, señores....
  •  ¿Por que, la maldita y novedosa moda (bueno, ya no es tan novedosa) de llevar el toro al burladero de la segunda suerte mientras salen los picadores. ¡Si no se vá a ir a ninguna parte!. Luego el matador vá a buscarlo a donde sea para llevarlo a los terrenos de picar y es seguro que lo encuentra. ¿Por qué tantos tiempos muertos...?

  •  ¿Por qué hay tanto banderillero sin oficio, que coloca los pares -cuando los coloca- de cualquier manera, de uno en uno, de sobaquillo, lanzándolos a ver si se clavan solos, etc.?. ¿Por qué tanto capotazo para colocar al toro?. ¿Por qué no se abrevia y se banderillea a cada toro en función de su estado?. Porque, hasta los grandes toreros antiguos, y sus subalternos, usaban de todos los recursos con el fín de parear, bién sea al sesgo, al hilo de las tablas, etc., y ahora, si no median tres o cuatro pases de capa -algunas veces verdaderos tirones que descoyuntan al toro- no hay manera alguna de hacerlo.
  •  ¿Por qué no saluda, al igual que sus compañeros tras un gran tercio de banderillas, el torero que ha estado bregando?. Muchas veces es más bonito ver como mece la enbestida con el suave manejo del capote, llevando tras los vuelos el hocico del animal. ¡Jo, que cursilada he escrito. Ya me vale....!
  • ¿Y por qué, nada más poner su par el tercero de la cuadrilla, pide con insistencia al mozo de espadas, además de su capote de brega, el juego de puntillas?. ¿Acaso se las van a quitar.....?. ¿No es más cómodo estar atento a la lidia, para intervenir si la ocasión lo requiere, llevando las manos vacías que llenas. O, como algunos, dentro del chaleco?. Parecen Harry el sucio.
Vamos al tercio final de la lidia. El matador bebe un buchito de agua, besa la medalla que tiene el vaso, escupe el líquido sobrante, coge sus trastos, pide permiso al presidente y, a veces brinda. Otras veces solamente maldice lo que le ha tocado en el sorteo, pero, a lo que vamos:
  • ¿Se han fijado lo bién que se ven los toros desde la barrera?. Me explico. Presten oídos atentamente y notarán que algunos toreros, matadores quiero decir, que toreros son todos, algunos digo no paran de recibir consejos desde la tronera del burladero, desde el burladero de apoderados, desde el callejón, y eso sin contar con los del tendido, pero me referiré únicamente a los que se reciben por parte de los profesionales. Tal parece que el espada vá a tomar la primera comunión con tantas instrucciones en lugar de estar frente a un toro, con más o menos oficio, pero de cara a la "leña". Frases al uso como: 
"Vámonos. En algunas Comunidades Autónomas sustituido por "'Ámonoh". Sin ofender a nadie, eh."Óle los toreros buenos....". o "Güenos". Más bién esto último, universalmente aceptado."Pónsela". "Por abajo". "Échasela alante". "Salte pa' fuera". ¡Como si se pudiera salir p'adentro....!. ¿?.: "Sácalo pa' fuera", con la misma salvedad anterior. "Vamos a rematar"¡Ya está bién señores...!, que se les supone sabedores de lo que tienen que hacer como para encima estar soportando la cantinela. ¡Póngan ustedes órden en sus cuadrillas y hagan callar al que debe estar callado.! ¡A buenas horas un Joselito o un Mazzantini hubiesen consentido semejante disparate!. ¡Tápese usted, caballero...!.
  • Y para rematar, valga la redundancia, ¿Por qué esa moda de terminar las series de muletazos con un doble pase de pecho?. ¿No se supone que es un pase obligado. Por qué duplicarlo, cuando muchas veces sale tan forzado que desluce?.
¡Ale, ya tenéis preguntas para entreteneros!. En cuanto se me recarguen los colmillos volveré a la carga, porque esto no es todo. Ahora mismo me dispongo a ver la segunda de San Isidro, así que tengo que dejarlo.
¡Que Dios reparta suerte...!.
Que nos vá a hacer falta.

Besitos.

lunes, 16 de mayo de 2011

Gallito In memoriam.

Tal día como hoy, hace 91 años,  moría José Gómez Ortega "Gallito" en la plaza de Talavera de la Reina, y, como cada año, se le recuerda en todas las partes donde se den festejos taurinos. En los tiempos que corren, con el conformismo de los espadas actuales, se echa en falta un torero con el  tirón del diestro de Gelves, y no me valen los Tomases, ni los Morantes, ni los Manzanares, porque sencillamente media un abismo.

Se me puede decir, y yo lo acepto, que no tengo argumentos porque hablo de oídas, pero muy equivocado debo de estar para no creer a piés juntillas todo lo bueno que de él se escribió. Sí, también sé que me pueden rebatir con que, dentro de muchos años se podrán leer las crónicas de la faena de José Marí y el indulto de Arrojado, pero algo me dice en mi interior que no será lo mismo.

Yo creo sinceramente que los aficionados antiguos, con ser menos ilustrados la gran mayoría, estaban más capacitados para juzgar a los toreros, porque estaban menos influenciados por las modernidades hoy al uso, y porque la oferta cultural era más escasa, lo que hacía que se volcaran más a fondo en los toros y sus toreros. Hoy, desgraciadamente, la influencia de los medios es mayor, las redes sociales contendrán cualquier día no muy lejano hasta la página personal del toro indultado, escrita y comentada por el mismo, -el toro digo-. Y si no, al tiempo.

Ya dije en alguna ocasión, que, de existir una máquina del tiempo, me gustaría -si contara con el sufiiciente valor- transportarme hacia aquellos años para ver lo que se cocía y,  provisto de gorra, canotier o bombín, según mi extracción social, juzgar por mi mismo a los toreros de la época. Admito a priori que lo más probable es que no me gustara lo que vería, a menos que, en el viaje se me reprogramara la mente. Porque estamos acostumbrados a ver torear más bonito de lo que nunca se vió, y eso es un hándicap que tendría que borrar de mi memoria.



Algo tendrían cuando los grandes "espadas" de la crónica taurina los reverenciaban unas veces y los denostaban otras, según los avatares concurrentes. Nada deberían de tener en común, pongamos por ejemplo, una crónica de Corrochano, de Clarito, de Don Modesto,  con el parloteo insulso y anodino de Molés, de Moncholi, etc., por poner algunos de los más  "poderosos" - o mediáticos-  comunicadores del tema. 

Hoy en día es difícil ver algo malo en las corridas, según el parecer de los comentaristas. Empezando porque no se enseña al que la desconoce la verdad de la fiesta. Ese, y no otro, debiera ser el primer mandamiento. Todo se justifica, todos los pases están bien ejecutados,  la colocación , la pierna retrasada,  el citar fuera de cacho con su consiguiente despegamientoy las estocadas infames se premian con trofeos. Los defectos, en lugar de hacerlos patentes para que se vean,  se tapan convenientemente, El destoreo, vamos, también llamado toreo moderno.

Antes, -siempre hablo por lo que leí- se premiaban las faenas con puros y  petacas, pero también los aficionados saltaban al ruedo con bastones dispuestos a sacudir de lo lindo al que fuese para mostrar su desagrado. Hoy tragamos con lo que nos echen, y encima callamos, porque si alguien se queja, sobre todo en los foros y en los blogs, entonces, los "gurús" de la información, los "exclusivistas" del saber, nos ponen a los piés de los caballos, como si nuestras opiniones fueran dignas de ir al cubo de la basura sin siquiera cuestionarlas o tenerlas en consideración. Claro que, olvidaba que somos arrivistas, ignorantes e indocumentados, algo que apesta al sacrosanto crítico en su trono de marfil.

Podríamos decir que tenemos lo que nos merecemos, pero así está el patio, y es difícil cambiarlo. Me he ido desviando del tema principal, pero es que, cuando se me calienta la boca no paro.
Todos tenemos que morir algún día. Es lo único que tenemos asegurado cuando nacemos, pero Joselito no mereció morir donde murió, en una corrida de "compromiso" para no desairar a Gregorio Corrochano, según parece.

Y José , el hijo de la "señá Grabiela" murió, con un toro pequeño, en una plaza pequeña, ante un público "pequeño", entrando en la mitología.
¡Se acabaron los toros....!, dicen que exclamó Guerrita cuando supo la noticia.

Desde entonces, se le echa de menos.

viernes, 13 de mayo de 2011

Por qué.....?

Recuerdo que, cuando mis hijas eran pequeñas, a todas horas tenían esa mágica frase en sus boquitas; bien fuera como interrogación, así como también la usaban como reproche ante alguna negativa.
Conforme voy viendo toros últimamente, me voy planteando yo la misma pregunta para tratar de responderme a mi mismo o, en su defecto, ya que no encuentro explicación, para que algún sesudo especialista en esto de los toros, -y ya decía Joselito que de toros no entienden ni las vacas, según creo recordar- me lo explique como a un niño de cuatro años.
Las inquietudes que me quitan el sueño son,  por órden más o menos cronológico, las siguientes:
  • ¿Por qué de salida se les hace rematar a los toros de mala manera en el burladero?. Y no me sirve como respuesta que es para ver si humilla. Más bién para ver si se descuerna. Para muestra el topetazo del día de ayer en la corrida de Valdefresno, que el pobre toro tuvo para ir a la UVI.
Capítulo II, artículo 71 del Reglamento): 3. Queda prohibido recortar a la res, empaparla en el capote provocando el choque contra la barrera o hacerla derrotar en los burladeros. El lidiador que infrinja esta prohibición será advertido por el Presidente y, en su caso, podrá ser sancionado como autor de una infracción leve en los términos previstos en el capítulo III de la Ley 10/1991, de 4 de abril, y en el presente Reglamento, en particular si, a resultas de la acción irregular del lidiador, la res sufriera una merma sensible en sus facultades. Mi no saber.......
  •  ¿Por qué el picador masacra a los toros tapándoles la salida, aupándose sobre los estribos, barrenando sobre el lomo, más bién en la parte trasera del animal, picando en la paletilla, etc. Admitiré como animal de compañía que es de todos conocidos que, salvo honrosas excepciones, no saben su oficio, o los matadores no les dejan. Y eso que van subidos en un Pánzer.
(Artículo 72) 4: Cuando la res acuda al caballo, el picador efectuará la suerte por la derecha, quedando prohibido barrenar, tapar la salida de la res, girar alrededor de la misma, insistir o mantener el castigo incorrectamente aplicado. Si el astado deshace la reunión, queda prohibido terminantemente consumar otro puyazo inmediatamente. Los lidiadores deberán de modo inmediato sacar la res al terreno para, en su caso, situarla nuevamente en suerte, mientras el picador deberá echar atrás el caballo antes de volver a situarse. De igual modo actuarán los lidiadores cuando la ejecución de la suerte sea incorrecta o se prolongue en exceso. Los picadores podrán defenderse en todo momento.
  • Abundando sobre el tema anterior, ¿Por qué, en lugar de tirar de la rienda del caballo hacia la izquierda del animal, para así facilitar la salida por los pechos y la posibilidad de huida, lo que hacen es justamente lo contrario, girar el caballo teniendo como eje el toro, haciendo la llamada carioca y, de paso, echando todo el peso del acorazado jamelgo sobre el toro?. Porque en Madrid hay pencos que cualquier día se van a dar un barrigazo de tanto dejarse caer como damiselas desvanecidas.
  • Por qué, mientras se perpetra el crimen anterior, el señor alguacilillo contemporiza, incluso sin mirar hacia otro lado, en lugar de poner órden?. Además de dar orejas, abrazos y besos a los espadas, es su deber reconvenirles sobre los excesos e irregularidades en la lidia, pero claro, si tampoco el Delegado Gubernativo cumple bien su función , poco se les puede pedir más que luzcan su bonito plumero. Menos mal que hace poco en Sevilla se hizo un quite con el sombrero que evitó una segura cogida a Rafaelillo.
Sigamos con mis cuitas, que no son pocas.

  • ¿Por qué, a la salida del caballo, cuando el toro a menudo pierde las manos, la gente se encrespa, protesta y exige la devolución de la res?. No se dan cuenta de que sale casi ciego, dolido, en los vuelos del capote, y humillado generalmente . ¿Que pasaría si nos dieran con un palo en los dientes y luego nos pidieran una sonrisa. ¿No es mejor esperar un poco a que el animal se reponga del duro castigo sufrido?. Luego se podrá, si asi se estima conveniente, echarlo al corral. Paciencia, señores....
  •  ¿Por que, la maldita y novedosa moda (bueno, ya no es tan novedosa) de llevar el toro al burladero de la segunda suerte nientras salen los picadores. ¡Si no se vá a ir a ninguna parte!. Luego el matador vá a buscarlo a donde sea para llevarlo a los terrenos de picar y es seguro que lo encuentra.
  •  ¿Por qué hay tanto banderillero sin oficio, que coloca los pares -cuando los coloca- de cualquier manera, de uno en uno, de sobaquillo, lanzándolos a ver si se clavan solos, etc.?. ¿Por qué tanto capotazo para colocar al toro?. ¿Por qué no se abrevia y se banderillea a cada toro en función de su estado?. Porque, hasta los grandes toreros antiguos, y sus subalternos, usaban de todos los recursos con el fín de parear, bién sea al sesgo, al hilo de las tablas, etc., y ahora, si no median tres o cuatro pases de capa -algunas veces verdaderos tirones que descoyuntan al toro- no hay manera alguna de hacerlo.
  •  

¿Puedo decir que no me gusta José Tomás.......?



Pues sí. No estoy de broma, y puedo parecer un extraterrestre, pero la verdad es que no me gusta José Tomás como torero, aunque mediático es como él solo.
Ha saltado la noticia de su reaparición y ha sido como el advenimiento del nuevo Mesías. Y yo, humildemente, creo que no es para tanto. Cierto es que la fiesta, en el momento en que está, necesita un revulsivo que la pueda hacer más agradable para la gran mayoría del público, que a la postre es el que paga, no así para todos los aficionados, y no creo equivocarme al confesar que soy el único. Eso sin hablar de que los empresarios se están frotando las manos desde ayer. ¡A ellos si que se les ha aparecido la Virgen!.

Intentaré explicar mis motivos, que se reducen, en esencia, a uno sólo. Y es que entiendo que un torero tiene que ser algo más que un intérprete cargado de un dramatismo exagerado, una persona que transmite miedo en demasía a los tendidos, que atropella muchas veces la razón con el argumento de pasarse los toros por donde nadie se los pasa. O no se los pasa como él, que también puede ser.

No está todo en salir más manchado de sangre que nadie, porque hay veces -la mayoría- que parece que venga del matadero, y se me dirá que eso es porque torea de verdad, sin trampas. Entiendo que su filosofía y su estilo se copia del toreo de Manolete, y, aunque yo no lo llegué a ver, dudo mucho que saliera casi todas las tardes trompicado y/o herido. Recuerdo alguna corrida en la que, al final, José Tomás acababa hecho unos zorros.

Un torero de verdad, aparte de valor, debe tener oficio, y hacer las cosas lo mejor que sabe a la vez que lo más dignamente posible. Al principio se le reprochaba a Juan Belmonte el que los toros lo cogían casi siempre, y él, con un físico más menguado que la mayoría de los toreros, entendió y modificó su estilo y sus formas, no por eso siendo menos verdad su toreo. Y eso es lo que yo le veo a José Tomás, que me gustaría mucho más verlo torear con gusto, temple y despaciosidad, en lugar de con enganchones, tirones, revolcones, y toda clase de adjetivos terminados en -ones.

Puedo estar equivocado como una minoría y que se me catalogue como un bicho raro, pero tampoco acepto sin discusión que la mayoría esté en posesión de la verdad absoluta. Y esta es una de las grandezas de esta fiesta. Antiguamente la gente llegaba a las manos y casi se mataban los partidarios de uno u otro torero, con sus rivalidades encendidas. Aunque bién es verdad que no existía tanta oferta cultural como hoy en día, y la gente tenía que soltar el stress (si es que entonces se tenía stress) a mamporros.

Yo no quiero eso, quiero poder opinar, quiero que me guste uno y me disguste otro, y quiero ver una faena con los sobresaltos inherentes al riesgo que se corre, pero sin excesos, sin provocar en el espectador la angustia por la cogida, porque para lo que voy a los toros es para disfrutar del arte, entendiendo su contrapartida, que es la posibilidad de resultar herido.

Soy de este mundo, y conservo mis facultades mentales intactas a día de hoy, aunque pueda parecer mentira por mi atrevimiento. A raiz de lo de Aguascalientes la gente está mucho más sensibilizada con el toreo de José Tomás, y con su vuelta estará también más receptiva con él, a la vez que más en contra de los que, como yo, disentimos de la opinión general.

Toree usted como un maestro y déjese de exageraciones gratuitas. Retomando a Belmonte, él también, al devolverle un toro a los corrales, se arrodilló delante del animal al grito de "mátame". Si es eso lo que quiere, está en camino de conseguirlo.

De momento, se estará gastando un dineral en lavar los vestidos de torear.

Perdón por el atrevimiento.

Besitos.

viernes, 6 de mayo de 2011

Maldito Mayo.

Mañana  7 de Mayo, poco después de las cinco de la tarde, se cumplirán 89 años de la muerte de Manuel Granero Valls en la plaza de toros de Madrid. Manolito Granero, la gran esperanza tras la desaparición, dos años antes, del coloso de Gelves "Joselito".

Granero nació, el 4 de Abril de 1902, en el popular barrio del Pilar de Valencia, siendo el primer hijo del matrimonio formado por D. Manuel Granero y Granero, ordenanza de las oficinas de las Obras del Puerto, y Dª. Consuelo Valls Chuliá. 
Tomó la alternativa en Sevilla, el 28 de Septiembre  de 1920 de manos de Rafael Gómez Ortega "El Gallo", y actuando como testigo Manuel Jiménez "Chicuelo", en una fatal coincidencia, ya que también un 28 de Septiembre de 1912 fué doctorado por su hermano Rafael el anteriormente citado "Gallito". El toro de la alternativa fué "Doradito", sardo, herrado con el número 54, y perteneciente a la vacada de la viuda de Concha y Sierra, cuya cabeza disecada se conserva en nuestro hermoso Museo Taurino de Valencia. Lució para la ocasión, un terno negro y oro. 

Confirmó la alternativa en Madrid, el día 22 de Abril de 1921, en corrida extraordinaria presidida por S. M. la reina Doña Victoria Eugenia de Battenberg, acartelado con "Chicuelo" y Bernardo Muñoz "Carnicerito", frente a "Pastoro", número 27, berrendo en negro, de don Ramón y don Cristóbal Gallardo González, luciendo un vestido canela y oro.


Fué el creador del llamado por Corrochano "pase de la firma", ante un toro del Marqués de Villamarta en la plaza de Vista Alegre de Bilbao, y derrochó valor y arte suficiente en su corta carrera para ser uno de los diestros más esperados y queridos por la afición. ünicamente concedió una alternativa, en Madrid el día 17 de Septiembre de 1921, a Victoriano Roger "Valencia II", actuando de testigo "Joseíto de Málaga", con el toro "Cigarrito". Fué, asimismo, un virtuoso del violín.



El día 7 de Mayo se anunciaba en Madrid una corrida con reses de Veragua, para los matadores Juan Lúis de la Rosa, Manuel Granero y Marcial Lalanda, éste último para confirmar su alternativa. En la mañana de la corrida, "Blanquet" -una vez más- extraía en el sorteo la bolita de papel de fumar con los números 13 "Cantinero, negro zaíno del Marqués de Albaserrada,  y 59 "Pocapena", cárdeno bragado del Duque de Veragua.



La fatalidad quiso nuevamente aliarse con Granero, ya que "Pocapena" había sido sorteado en Ciudad Real el mes de Agosto del año anterior, y también había sido "Blanquet", como peón de confianza, el que había sacado la bolita. La corrida no se celebró y el toro volvió a la ganadería.

En su primer toro dió una triunfal vuelta al ruedo al no habérsele concedido la oreja por la presidencia, tras una estocada certera. El quinto recibió cuatro varas, matando un caballo y manseando. Al pasarlo por alto se le venció, fué derribado al ser alcanzado por el muslo derecho lanzándolo contra la barrera y quedando bajo el estribo, donde fué de nuevo empitonado por el ojo derecho causándole la muerte en el acto. Hay una fotografía en la que "Blanquet" se tapa la cara sosteniendo el capote mientras se llevan a Manolo a la enfermería. Vistió en tan funesta tarde, un terno azul noche y oro, del cual se guarda una pequeña parte en el Museo Taurino de Valencia, ya que la mayoría despareció despedazado para llevarse un recuerdo.



El féretro fué llevado a la esatación de Atocha a hombros por los hombres de su cuadrilla, seguido de una carroza mortuoria  -la misma que llevó a "Gallito"-  para ser trasladado a Valencia, a donde llegó el día 9, siendo recibido por un inmenso gentío que le rindió homenaje. La premura de los acntecimientos hizo que no estuviera preparado un lugar para alojar su cuerpo en el cementerio, por lo que fué enterrado en el panteón donde descansaban los restos de los infortunados hermanos "Fabrilo", obra de D. Mariano Benlliure. Cuatro años después, en el aniversario de la tragedia, Granero fué depositado definitivamente en el panteón de mármol blanco de Carrara, obra del escltor D. José Arnal


Un gesto de generosidad de la familia de los "Fabrilo", los cuales, anteriormente, y hermanados en el dolor por la muerte de los toreros, acogieron en el mismo panteón al modesto novillero bilbaíno Lorenzo Ocejo "Ocejito" muerto el año anterior en el coso de la calle de Játiva; a los  también novilleros Juanito Jiménez, de Utrera, muerto por el novillo "Hormigón" de Concha y Sierra, y a José López Ortega "Josele", muerto por "Jabón", de la misma ganadería que el anterior. También costearon el traslado de los restos de Rafael Dutrús "Llapisera" para que descansara en Sevilla.


Desde entonces, cada 7 de Mayo, frente a la placa conmemorativa sita en la plaza de toros de Valencia, se le rinde homenaje de admiración por la gente que, como yo, no tuvo ocasión de verlo torear.
Una vez más, el terrible Mayo acababa con una leyenda, igual que acabó con diestros tales como José Delgado "Pepe Hillo" (1801) , Curro Guillén (1820), Manuel García "Espartero" (1894), Julio Aparici "Fabrilo (1897), Joselito (1920), Varelito (1922), y terminando con nuestro muy querido y admirado Manuel Calvo Bonichón (Manolo Montolíu), muerto en Sevilla, el 1 de Mayo de 1992.

Descansen en paz todos ellos.

martes, 3 de mayo de 2011

De piernas y otras lindezas.

Por lo visto, ha de pasar un mes para que resucite en mí la obligación de escribir en mi blog. Seré breve.

No pude ver la faena de Manzanares en Sevilla con el toro del famoso indulto, ni in situ (sniff), ni tampoco por televisión, pero tenía el morbo de enterarme del hecho, aunque solamente fuera para poder opinar, que es el fín de este blog.

Pues bueno, he visto "parte" de la faena, porque no la encuentro en su totalidad, con lo cual, el análisis no puede ni debe ser riguroso, por falta de pruebas; y hay que presuponer la inocencia. Confieso que me han gustado ciertos pasajes de la lidia (porque hay que llamarla de algún modo) llevada a cabo por José Mari, como también me gustó algo de lo que hizo en Valencia, pero, de ahí a perder el "sentío", la verdad es que no. Aunque me llamen ortodoxo fundamentalista porque no comulgo con la opinión general.

Como contrapunto, y para documentarme en mi defensa, también he visto el vídeo de Tomás Sánchez en Madrid. Y no se me negará que, a priori, el enemigo (o colaborador, según la tauromaquia al uso) no era ni por asomo el mismo. Duro, difícil, con la cara por arriba del palillo, siempre a la caza, etc. el uno, y "toro moderno" el otro, con su "toreabilidad" al 100 % (¡vaya palabreja!), hace tener que plantearse el rigor y el posicionamiento antes de juzgar a uno y a otro.

Así pues, me he fijado mucho en un detalle que muchos no tienen en cuenta, y es que, tras ver los dos vídeos, los volví a pasar fijándome únicamente en los pies de los toreros; más bien en las piernas, y ¡eureka!,  ahí encontré fundamentos más que suficientes para emitir este humilde juicio de valor.

No digo más. Que cada uno extraiga sus propias conclusiones, pero, a buen entendedor, con pocas palabras basta.

Pido perdón a los que todavía están volviendo a la vida tras la faena cumbre.
Yo es que soy así. ¡Que le voy a hacer!.

Besitos.
-MiguelitoNews-

Foto: PipeCaparrós. www.photaki.com

lunes, 28 de marzo de 2011

LA CUBIERTA DE RUS.

Al hilo de un comentario en la página de Andrés Verdeguer "Cornadas para todos" http://cornadasparatodos.blogspot.com/2011/03/patrimonio-da-un-si-pero-la-cubierta-de.html, me siento un poco aliviado al saber que desde Patrimonio se cuestiona, cuando menos, el hecho de aprobar sin condiciones el caprichito del político de turno, bajo el manido argumento de que serviría para hacer uso de la plaza en otros menesteres distintos para lo que fué construida.
En Valencia tenemos suficientes recintos en los que se puede dar cabida a los otros espectáculos que cita el presidente de la Diputación, tales como el velódromo Luís Puig, donde se han hecho conciertos, la Feria de Muestras, el espacio Heineken, el Ágora tan famoso y tan desperdiciado, etc., sin tener que remodelar una pieza única del Patrimonio de todos los valencianos, como es el coso de Monleón.
En cuanto al viento imperante en Fallas, hay que recordar que, también en Las Ventas de Madrid se quejan del viento que viene de Toledo, y en Bilbao y/o Santander de la lluvia, y en Valdemorillo de la nieve. Así puedo estar contrarrestando un buen rato. Argumentos a mi no me faltan tampoco. La verdad es que no veo que la cubierta tenga justificación. Y es una opinión muy personal.
De hacerse, nos quejaríamos luego del humo de los puros y cigarros. ¡Ah, no, porque supongo que estaría prohibido al tratarse de un lugar cerrado!, y los fumadores echarían pestes de no poder encender sus vegueros y/o caliqueños, según el nivel económico.
Me gustaría conocer la opinión mayoritaria de los espectadores de las plazas que han sido cubiertas, porque tal vez esté yo equivocado y sea mejor, aunque sigue sin gustarme en absoluto.
Vamos a dejar las cosas como están, que luzca el sol y molesten las moscas en verano, y que sigamos pasando un montón de frío en Fallas, porque llevamos muchos años y no nos hemos muerto por ello.
La plaza nos agradecerá que la conservemos tal cual, limpia, aseada, restaurada cuando proceda, pero manteniendo su estilo neoclásico, lo que la hace una de las más bonitas de España, o del mundo, abusando de chauvinismo.
El que quiera carpa, que vaya al circo.
Repito que es mi opinión, por supuesto.
-Besitos-

Foto: http://www.laplazareal.net/images/2009/plaza-valencia-cubierta.jpg

viernes, 25 de marzo de 2011

TRIUNFADORES Y "TRIUNFABLES".

Como ya creo que comenté en su momento, no puedo asistir a la plaza de Valencia "in person", ya que mis obligaciones laborales (soy autónomo. ¡horror y pavor!) no me lo permiten, pero he visto alguna de las corridas por Internet y, a la vista de los premios concedidos en esta feria de Fallas, no puedo por menos que preguntarme si he visto lo mismo que los jurados, u otra cosa distinta, porque, vamos a ver:

  • ¿Se fijaron por donde cogía el palillo de la muleta Juan Mora.....?. En sus dos faenas pude apreciar que la cogía desde la misma puntita del estaquillador, como si quemara o peor aún, como si le diera asco o temiera contagiarse del SIDA por lo menos. Y eso que yo estaba ilusionado por verlo de nuevo, tras lo de Madrid, pero tate, a gran expectación gran decepción. En su última temporada, al verlo cuando todavía TVE nos obsequieba con alguna retransmisión, aparte de gustarme como torero, era el único que me hacía pasar miedo cuando toreaba. Espero volver a sentir esa sensación.
  • El "gran triunfador" José Mari, si bien es cierto que toreó con gusto, muy despacio y muy templado, tampoco es menos cierto que practicó el "destoreo" tan al uso, es decir, toreando hacia fuera, mal colocado, con un hueco entre él y el toro que cabía medio toro más y haciendo el "toreo moderno" más que menos. Pero yo no se si como compensación por los malos ratos pasados la temporada anterior, por sus múltiples operaciones en la mano, por el dengue, por sus desvanecimientos y flojera de remos, o por la regla de tres simple, el caso es que ha sido agraciado con el primer premio de la temporada. Y además, con el mediotoro, porque no es lo mismo pasarse por la faja -perdón, ¿he dicho por la faja?, me habré confundido y pido mil perdones nuevamente- un "domeqsticado" animal, que un, por decir algo, Victorino, La Quinta, Núñez (no del Cuvillo, por Dios; no se me malinterprete), etc. etc.. Y de la estocada no hablemos.
  • Mal, muy mal, ya lo dije en otro blog, que se quede desierto el premio al mejor novillero, por cuanto que, a pesar de la puerta grande del novillero en la matinal del día 18, a la que si asistí, observé el mismo comportamiento en los futuribles que en las figuritas del momento. Es cierto que lo intentaron con largas faenas, pero como se les enseña no todo lo bien que debiera el oficio, vienen con la lección aprendida, y algunos con el "pavo" muy subido por las alabanzas previas. Al final tendría razón el que decía que hay que pasar hambre, y hoy, muchos van al McDonald más de lo necesario. Lo mejor, los novillos de El Parralejo.
  • No ví a Navajito, por lo tanto me abstengo de opinar, aunque me gustó en conjunto la corrida de Fuente Ymbro. Y es que, a falta de pan, buenas son tortas. ¡Nos conformamos con tan poco.....y nos tratan como nos tratan......!
  • Me gusta como se gusta Montolíu, despacioso como su padre y anteriormente el maestro Honrubia, pero no siempre se puede, y a veces desluce la suerte. Bien está que lo intente, de cualquier modo. También era mejorable la lidia que le hizo a algún toro, que ahora no recuerdo.

Y bueno, ya me he desahogado un poquito, y cumplo con mis minutos de gloria, efímera, pero gloria al fín y al cabo. Que todos no hemos podido ser toreros.
Es mi asignatura pendiente, pero a mis años, ni me cogen en la escuela ni mi señora me lo perdonaría nunca.
-Besitos-

Foto de Manzanares: plazadetorosdecastellon.com.
Foto de Juan Mora: burladero.com 

martes, 22 de marzo de 2011

Conferencia Vicente Barrera.

Esta tarde, a las 20,00 horas, en el Salón Alfonso el Magnánimo del Centro Cultural la Beneficencia de Valencia, hay programada una conferencia sobre Vicente Barrera, según el aviso recibido por el Museo Taurino, presentado por el periodista Paco Delgado, y con la asistencia del matador.
Allí estaré, si no pasa nada raro.

lunes, 21 de marzo de 2011

Resumiendo, que es gerundio.........

No me he muerto. Ni tampoco me he ido a la guerra de Libia. Simplemente es que, aparte de perezoso a la hora de mantener actualizado mi blog, no encuentro el momento. En fín, tampoco me tomo esto como una obligación ineludible e inaplazable. Es un hobby más. A lo que vamos.
He visto, porque mis obligaciones laborales así lo determinan, varias corridas de la feria de Fallas por Internet.

También he leído todo lo que se ha escrito sobre ellas en los blogs que sigo y en varios periódicos que se hacen eco a diario. He podido ver, una vez más, y como no podía ser de otro modo, que cada uno cuenta o ve la feria según le va; leyendo en cada reseña cosas que eran iguales, parecidas, pero también completamente distintas. Eso sin contar a los comentarios del Plus, que ya es el colmo de la desfachatez. ¡Cada uno se gana la vida como puede....!, pero a menudo pienso si hemos visto el mismo espectáculo, el mismo día y con los mismos intervinientes.

No me han gustado muchas cosas; el ganado, por ejemplo. La comodidad de las figuras, que luego se rasgan las vestiduras porque los toros "no han servido". Como si no supieran ellos a lo que se han apuntado. ¡'Amos, anda!.
La presencia, las encornaduras, el trapío (o la falta de él) hace que todo pierda el valor que se le supone a ponerse delante de un toro. Se habla peyorativamente del toro de Valencia, y yo creo, al menos en lo que a mi respecta, que no hay tal. Ya me gustaría a mi ver toros dignos, no de Madrid en su extremo sacado de toda lógica las más de las veces, ni del "zapatito" de Sevilla, ni el toro de Bilbao o Pamplona.

Entiendo que los ganaderos, como siempre ha sido, seleccionen sus camada con arreglo a la categoría establecida de cada plaza, pero eso no quita que tenga que venir el desecho de tienta encubierto como corrida para plaza de primera, y no quiero significar con esto que sea efectivamente desecho, sino que no es una presentación digna.

Aunque parte de la culpa es de los empresarios "artistas" y "productores", de los presidentes apesebrados y bajo el yugo de las partes intervinientes, y, como no, del matador que exige lo que más cómodo le es, aunque no sirva para triunfar. ¡Que más da!. Si tienen la temporada firmada antes de que salga el primer toro de Valencia o Castellón
.
No me gustó el numerito del sobrero de Vicente Barrera, porque da pie a que otros toreros, merced a un día de mala suerte, decidan echar otro toro para desfacer entuertos, hagan, como si dijéramos, un exámen de recuperación para salvar el curso. Y eso sienta un precedente difícil de lidiar para los presidentes y demás "autoridades" a las que se implora la limosna del sobrerito.

Tampoco me ha gustado nada el hecho de ver a un ganadero campando por sus respetos a lo largo y ancho del callejón, haciendo aspavientos, comiendo pipas, y pasándose por el arco del triunfo a la autoridad (porque ellos lo consienten) durante la lidia, en un ejercicio de cachondeo puro y duro que no se debe consentir, por muy mal que se esté lidiando a sus toros.

Me hacía gracia, y pena a la vez, ver a Ricardo Gallardo apoyado en la contera de la barrera moviéndose, gritando, aclamándose a no se que Dios o santo, mientras, a su lado, el señor del plumero en el sombrero (léase alguacilillo) contemporizaba. ¡Ordene usted la lidia! señor alguacilillo, y no consienta la rueda de peones, el que se pique como se pica, el que se sitúen los actuantes a la derecha del caballo de picar, y, en definitiva, haga que se cumpla el reglamento, para que esta plaza recupere algún día, si es que puede, el prestigio que nunca debió perder. Esa es tarea en la que deben de poner todo el empeño las personas a ello designadas.

¿Y la música?. Ni lo de Madrid, que no tocan más que en los entreactos, ni lo de aquí, que está todavía tomando un buchito de agua el matador, antes de coger muleta, estoque y montera para brindar, y ya está la banda dándole al parche y a la trompetita. ¡Seriedad señores, que tiempo habrá si las circustancias así lo aconsejan!. Además, de tanto tocar se te queda el morro hecho una lástima. Y no vale la pena.

Otro día, cuando recargue el colmillo con más veneno, hablaré de lo de las banderitas en el tejado. ¡Pá' cagarse i no torcarse!. Y perdonen por la expresión escatológica. 


Pero como todo no van a ser quejas, me gustó el aspecto que ofrecía la plaza tras su última reforma, aunque podían haber dado un poquito más de respaldo a los asientos de tendido. Me gustaron, en conjunto, los toros de Fuente Ymbro, que, en otras manos nos hubieran hecho disfrutar el doble. Y poco más. Lo siento, no hay comparación entre lo negativo y lo positivo, pero es mi conclusión.

Estuve en la novillada matinal de promoción del día 18, y volví a casa como un cangrejo cocido por culpa del sol.Me pareció muy interesante,visto lo visto anteriormente, pero no comprendo como los maestros de las escuelas no aleccionan correctamente a sus pupilos, los cuales, vienen con la faena hecha desde casa en plan figuritas, en lugar de batir el cobre, que es lo que debieran.
Entiendo sus limitaciones, pero aprender a torear significa empezar como los niños "cagones" en la guardería, y no "ponerse guapo" y hacer posturitas. Y para eso han de estar muy atentos los profesores; porque de ellos depende el que no se cojan defectos.

Por ejemplo, Román Collado, al que había visto en anteriores ocasiones, hizo la misma faena a los dos toros en sus primeros tercios; es decir, igual arranque en los lances de recibo, con los mismos pases, y repetición hasta el aburrimiento en los quites, con tafalleras una tras otra, en lugar de la variedad que se supone aprenden en la escuela.
Comprendo que, con las pocas ocasiones que tienen para ponerse delante de un novillo, agoten las embestidas, alarguen las faenas (creo que todos recibieron un avisos en cada toro) y ahoguen las embestidas, pero por favor, poned los cinco sentidos en aprender el oficio, que la "mandanga" vendrá después.

Y como en los dibujos animados, ¡esto es todo amigos!. Siento no ser más políticamente correcto,  más acorde con lo que se lleva, y ser un poco borde, pero, como decía Groucho Marx:
"Estos son mis principios, pero, si no le gustan, tengo otros".
En mayo más.
Besitos.
-MiguelitoNews-