lunes, 21 de marzo de 2011

Resumiendo, que es gerundio.........

No me he muerto. Ni tampoco me he ido a la guerra de Libia. Simplemente es que, aparte de perezoso a la hora de mantener actualizado mi blog, no encuentro el momento. En fín, tampoco me tomo esto como una obligación ineludible e inaplazable. Es un hobby más. A lo que vamos.
He visto, porque mis obligaciones laborales así lo determinan, varias corridas de la feria de Fallas por Internet.

También he leído todo lo que se ha escrito sobre ellas en los blogs que sigo y en varios periódicos que se hacen eco a diario. He podido ver, una vez más, y como no podía ser de otro modo, que cada uno cuenta o ve la feria según le va; leyendo en cada reseña cosas que eran iguales, parecidas, pero también completamente distintas. Eso sin contar a los comentarios del Plus, que ya es el colmo de la desfachatez. ¡Cada uno se gana la vida como puede....!, pero a menudo pienso si hemos visto el mismo espectáculo, el mismo día y con los mismos intervinientes.

No me han gustado muchas cosas; el ganado, por ejemplo. La comodidad de las figuras, que luego se rasgan las vestiduras porque los toros "no han servido". Como si no supieran ellos a lo que se han apuntado. ¡'Amos, anda!.
La presencia, las encornaduras, el trapío (o la falta de él) hace que todo pierda el valor que se le supone a ponerse delante de un toro. Se habla peyorativamente del toro de Valencia, y yo creo, al menos en lo que a mi respecta, que no hay tal. Ya me gustaría a mi ver toros dignos, no de Madrid en su extremo sacado de toda lógica las más de las veces, ni del "zapatito" de Sevilla, ni el toro de Bilbao o Pamplona.

Entiendo que los ganaderos, como siempre ha sido, seleccionen sus camada con arreglo a la categoría establecida de cada plaza, pero eso no quita que tenga que venir el desecho de tienta encubierto como corrida para plaza de primera, y no quiero significar con esto que sea efectivamente desecho, sino que no es una presentación digna.

Aunque parte de la culpa es de los empresarios "artistas" y "productores", de los presidentes apesebrados y bajo el yugo de las partes intervinientes, y, como no, del matador que exige lo que más cómodo le es, aunque no sirva para triunfar. ¡Que más da!. Si tienen la temporada firmada antes de que salga el primer toro de Valencia o Castellón
.
No me gustó el numerito del sobrero de Vicente Barrera, porque da pie a que otros toreros, merced a un día de mala suerte, decidan echar otro toro para desfacer entuertos, hagan, como si dijéramos, un exámen de recuperación para salvar el curso. Y eso sienta un precedente difícil de lidiar para los presidentes y demás "autoridades" a las que se implora la limosna del sobrerito.

Tampoco me ha gustado nada el hecho de ver a un ganadero campando por sus respetos a lo largo y ancho del callejón, haciendo aspavientos, comiendo pipas, y pasándose por el arco del triunfo a la autoridad (porque ellos lo consienten) durante la lidia, en un ejercicio de cachondeo puro y duro que no se debe consentir, por muy mal que se esté lidiando a sus toros.

Me hacía gracia, y pena a la vez, ver a Ricardo Gallardo apoyado en la contera de la barrera moviéndose, gritando, aclamándose a no se que Dios o santo, mientras, a su lado, el señor del plumero en el sombrero (léase alguacilillo) contemporizaba. ¡Ordene usted la lidia! señor alguacilillo, y no consienta la rueda de peones, el que se pique como se pica, el que se sitúen los actuantes a la derecha del caballo de picar, y, en definitiva, haga que se cumpla el reglamento, para que esta plaza recupere algún día, si es que puede, el prestigio que nunca debió perder. Esa es tarea en la que deben de poner todo el empeño las personas a ello designadas.

¿Y la música?. Ni lo de Madrid, que no tocan más que en los entreactos, ni lo de aquí, que está todavía tomando un buchito de agua el matador, antes de coger muleta, estoque y montera para brindar, y ya está la banda dándole al parche y a la trompetita. ¡Seriedad señores, que tiempo habrá si las circustancias así lo aconsejan!. Además, de tanto tocar se te queda el morro hecho una lástima. Y no vale la pena.

Otro día, cuando recargue el colmillo con más veneno, hablaré de lo de las banderitas en el tejado. ¡Pá' cagarse i no torcarse!. Y perdonen por la expresión escatológica. 


Pero como todo no van a ser quejas, me gustó el aspecto que ofrecía la plaza tras su última reforma, aunque podían haber dado un poquito más de respaldo a los asientos de tendido. Me gustaron, en conjunto, los toros de Fuente Ymbro, que, en otras manos nos hubieran hecho disfrutar el doble. Y poco más. Lo siento, no hay comparación entre lo negativo y lo positivo, pero es mi conclusión.

Estuve en la novillada matinal de promoción del día 18, y volví a casa como un cangrejo cocido por culpa del sol.Me pareció muy interesante,visto lo visto anteriormente, pero no comprendo como los maestros de las escuelas no aleccionan correctamente a sus pupilos, los cuales, vienen con la faena hecha desde casa en plan figuritas, en lugar de batir el cobre, que es lo que debieran.
Entiendo sus limitaciones, pero aprender a torear significa empezar como los niños "cagones" en la guardería, y no "ponerse guapo" y hacer posturitas. Y para eso han de estar muy atentos los profesores; porque de ellos depende el que no se cojan defectos.

Por ejemplo, Román Collado, al que había visto en anteriores ocasiones, hizo la misma faena a los dos toros en sus primeros tercios; es decir, igual arranque en los lances de recibo, con los mismos pases, y repetición hasta el aburrimiento en los quites, con tafalleras una tras otra, en lugar de la variedad que se supone aprenden en la escuela.
Comprendo que, con las pocas ocasiones que tienen para ponerse delante de un novillo, agoten las embestidas, alarguen las faenas (creo que todos recibieron un avisos en cada toro) y ahoguen las embestidas, pero por favor, poned los cinco sentidos en aprender el oficio, que la "mandanga" vendrá después.

Y como en los dibujos animados, ¡esto es todo amigos!. Siento no ser más políticamente correcto,  más acorde con lo que se lleva, y ser un poco borde, pero, como decía Groucho Marx:
"Estos son mis principios, pero, si no le gustan, tengo otros".
En mayo más.
Besitos.
-MiguelitoNews-

4 comentarios:

Iván dijo...

No puedo estar más de acuerdo en todo.
Lo de Ricardo Gallardo es algo habitual y en Castellón roza la denuncia.
Buen resumen y una pena que tardes tanto en actualizar el blog, te lo digo de verdad.
Mientras tanto, aquí estaremos.
Saludos!

enelredondel dijo...

Miguel muy bien. Aunque te dejas cosas en el tintero, de acuerdo contigo, salvo en lo de Vicente Barrera, claro. A mi si que me gustó el detalle.
Admiro la facilidad que tienes de decir las cosas que sientes y con ese sentido del humor. Olé

MiguelitoNews dijo...

Amparo:
Esto es una opinión muy personal, y entiendo que tú, por las circunstancias que todos conocemos, no estés de acuerdo conmigo, pero no pasa nada. Somos libres para opinar, siempre que respetemos la opinión del contrario.
Por cierto, ayer te eché en falta en la conferencia que dió Vicente Barrera en la Beneficencia.
Un saludo.

enelredondel dijo...

Eso es lo bonito de esta afición, Miguel. Gracias por echarme de menos. Me dio pena no ir, pero me fue imposible. Ya me cuentas que tal estuvo, vale?